Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2019

Lucas 13,31-35

Lucas 13,31-35
(Mt. 23.37-39) 

EL ZORRO HERODES.
Lamento de Jesús sobre Jerusalén

31 En ese momento se acercaron algunos fariseos, para decirle: “¡Sal, vete de aquí, porque Herodes te quiere matar”.
32 Y les dijo: “Id a decir a ese zorro: He aquí que echo demonios y obro curaciones hoy y mañana; el tercer día habré terminado.
33 Pero hoy, mañana y al otro día, es necesario que Yo ande, porque no cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén”.

¡AY DE JERUSALÉN!

34 Jerusalén, Jerusalén, tú que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados, ¡cuántas veces quise Yo reunir a tus hijos, como la gallina reúne su pollada debajo de sus alas, y vosotros no lo habéis querido!
35 Ved que vuestra casa os va a quedar desierta. Yo os lo digo, no me volveréis a ver, hasta que llegue el tiempo en que digáis: “¡Bendito el que viene en nombre del Señor!”



634 - Jerusalén como símbolo del alma http://bit.ly/2owisqf

Sermones sobre encíclica Veritatis Splendor de san Juan Pablo II

En la encíclica Veritatis splendor, fechada el 6-VIII-1993 y recién hecha pública, Juan Pablo II explica detenidamente los fundamentos de la moral. Al exponer la doctrina católica sobre este tema, tiene en cuenta la situación cultural y social del presente, y valora críticamente algunas tendencias actuales de la teología moral. En la introducción, Juan Pablo II explica el motivo de la encíclica: «Recordar algunas verdades fundamentales de la doctrina católica, que en el contexto actual corren el riesgo de ser deformadas o negadas».
El peligro viene de tendencias influidas por «corrientes de pensamiento que terminan por erradicar la libertad humana de su relación esencial y constitutiva con la verdad». 


1486-Comentarios a la encíclica Veritatis Splendor de san Juan Pablo II-
parte 1 http://bit.ly/2CTzZNg

1487-Comentarios a la encíclica Veritatis Splendor de san Juan Pablo II-
parte 2 http://bit.ly/2CWuptA

1488-Comentarios a la encíclica Veritatis Splendor de san Juan Pablo II-
 parte…