Ir al contenido principal

Apocalipsis 11,19a.12,1-6a.10ab




 Apocalipsis 11, 19. 12, 1-6.10


19 Entonces fue abierto el Templo de Dios, el que está en el cielo, y fue vista en su Templo el arca de su Alianza; y hubo relámpagos y voces y truenos y terremoto y pedrisco grande.

LA LUCHA CON EL DIABLO Y ANTICRISTO 
Apocalipsis 12
LA MUJER Y EL DRAGÓN. 

1 Y una gran señal apareció en el cielo: una mujer revestida del sol y con la luna bajo sus pies y en su cabeza una corona de doce estrellas,
2 la cual, hallándose encinta, gritaba con dolores de parto y en las angustias del alumbramiento.
3 Y vióse otra señal en el cielo y he aquí un gran dragón de color de fuego, con siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas.
4 Su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó a la tierra. El dragón se colocó frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo luego que ella hubiese alumbrado.
5 Y ella dio a luz a un hijo varón, el que apacentará todas las naciones con cetro de hierro; y el hijo fue arrebatado para Dios y para el trono suyo.
6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para que allí la sustenten durante mil doscientos sesenta días.

10 Y oí una gran voz en el cielo que decía: “Ahora ha llegado la salvación, el poderío y el reinado de nuestro Dios y el imperio de su Cristo, porque ha sido precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

1265-Los siete sellos del Apocalipsis http://bit.ly/2OWZUH4  
Conferencia 1h05 


 1218 La misa representada en el libro del Apocalipsis I http://bit.ly/2TwvSOf

1219 La misa representada en el libro del Apocalipsis II http://bit.ly/2TAcJef

Entradas populares de este blog

Sermones "Quién dice la gente que soy Yo"

83 - ¿Quién dice la gente que soy yo?, preguntó Jesús http://bit.ly/2ZRP4YQ

292 - ¿Por qué Jesús llamó a Pedro una vez Satanás?  http://bit.ly/2YRWvy5

506 - Quién dice la gente que soy Yo 1  http://bit.ly/2Tf7TTn

507 - Quién dice la gente que soy Yo II http://bit.ly/2OLk8sw

508 - Quién dice la gente que soy Yo III http://bit.ly/2zBpTiS

509 - Es lógico que pensemos como meros seres humanos http://bit.ly/2D2JLiF

654 - Quien dice la gente que soy yo http://bit.ly/2KAnhpw

733 La autoridad en la Iglesia http://bit.ly/2yMI8jU

816-El Primado de Pedro http://bit.ly/2M4fJ1q

935-Solemnidad de San Pedro y San Pablo I http://bit.ly/2M7Hwhs

936-Solemnidad de San Pedro y San Pablo II http://bit.ly/2DyODMo

1134-Festividad de San Pedro y San Pablo I http://bit.ly/31qHJA8

1135-Festividad de San Pedro y San Pablo II http://bit.ly/31pgpSC

1292-Las llaves del Reino de los Cielos http://bit.ly/2TeOy51

1639 Quién dice la gente que soy Yo http://bit.ly/2M758Dc




Mateo 5,1-12

Mateo 5,1-12
Las bienaventuranzas 


Cuando vio a las multitudes, subió a la ladera de una montaña y se sentó. Sus discípulos se le acercaron,
2 y tomando él la palabra, comenzó a enseñarles diciendo:
3 «Dichosos los pobres en espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece.
4 Dichosos los que lloran, porque serán consolados.
5 Dichosos los humildes, porque recibirán la tierra como herencia.
6 Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
7 Dichosos los compasivos, porque serán tratados con compasión.
8 Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios.
9 Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
10 Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos les pertenece.
11 »Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias.
12 Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran …

Lucas 5,12-16

Lucas 5,12-16

Jesús sana a un leproso (Mt. 8.1-4; Mr. 1.40-45) 

12 Sucedió que estando él en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra, el cual, viendo a Jesús, se postró con el rostro en tierra y le rogó, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.
 13 Entonces, extendiendo él la mano, le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante la lepra se fue de él.
14 Y él le mandó que no lo dijese a nadie; sino ve, le dijo, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu purificación, según mandó Moisés, para testimonio a ellos.
 15 Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus enfermedades.
 16 Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.



 1015-Charla en Coatzacoalcos http://bit.ly/2FmZxV0

 1016-Charla acerca de la obediencia al Obispo http://bit.ly/2Rkrsfq