Ir al contenido principal

Lucas 1, 39-56



Lucas 1, 39-56
VISITA DE MARÍA A ISABEL. EL MAGNIFICAT.

39 En aquellos días, María se levantó y fué apresuradamente a la montaña, a una ciudad de Judá;
40 y entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.
41 Y sucedió cuando Isabel oyó el saludo de María, que el niño dio saltos en su seno e Isabel quedó llena del Espíritu Santo.
42 Y exclamó en alta voz y dijo: “¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu seno!
43 ¿Y de dónde me viene, que la madre de mi Señor venga a mí?
44 Pues, desde el mismo instante en que tu saludo sonó en mis oídos, el hijo saltó de gozo en mi seno.
45 Y dichosa la que creyó, porque tendrá cumplimiento lo que se le dijo de parte del Señor”.
46 Y María dijo: “Glorifica mi alma al Señor, 
47 y mi espíritu se goza en Dios mi Salvador, 
48 porque ha mirado la pequeñez de su esclava. Y he aquí que desde ahora me felicitarán todas las generaciones; 
49 porque en mí obró grandezas el Poderoso. Santo es su nombre, 
50 y su misericordia, para los que le temen va de generación en generación. 
51 Desplegó el poder de su brazo; dispersó a los que se engrieron en los pensamientos de su corazón. 
52 Bajó del trono a los poderosos, y levantó a los pequeños; 
53 llenó de bienes a los hambrientos, y a los ricos despidió vacíos. 
54 Acogió a Israel su siervo, recordando la misericordia, 
55 conforme lo dijera a nuestros padres en favor de Abrahán y su posteridad para siempre”. 
56 Y quedóse María con ella como tres meses, y después se volvió a su casa.


1688 El Cántico de Zacarías, el de María y el de Simeón http://bit.ly/2rS8H3T

1811 Dichosa tú que has creído http://bit.ly/2KzEb9e

1108 La visitación de Santa María a su prima santa Isabel como símbolo de los dos Testamentos que se abrazan en la Escritura http://bit.ly/2C7irgv

118 - Una breve meditación sobre el comienzo del Magnificat  http://bit.ly/2H6pw39

Entradas populares de este blog

Sermones "Quién dice la gente que soy Yo"

83 - ¿Quién dice la gente que soy yo?, preguntó Jesús http://bit.ly/2ZRP4YQ

292 - ¿Por qué Jesús llamó a Pedro una vez Satanás?  http://bit.ly/2YRWvy5

506 - Quién dice la gente que soy Yo 1  http://bit.ly/2Tf7TTn

507 - Quién dice la gente que soy Yo II http://bit.ly/2OLk8sw

508 - Quién dice la gente que soy Yo III http://bit.ly/2zBpTiS

509 - Es lógico que pensemos como meros seres humanos http://bit.ly/2D2JLiF

654 - Quien dice la gente que soy yo http://bit.ly/2KAnhpw

733 La autoridad en la Iglesia http://bit.ly/2yMI8jU

816-El Primado de Pedro http://bit.ly/2M4fJ1q

935-Solemnidad de San Pedro y San Pablo I http://bit.ly/2M7Hwhs

936-Solemnidad de San Pedro y San Pablo II http://bit.ly/2DyODMo

1134-Festividad de San Pedro y San Pablo I http://bit.ly/31qHJA8

1135-Festividad de San Pedro y San Pablo II http://bit.ly/31pgpSC

1292-Las llaves del Reino de los Cielos http://bit.ly/2TeOy51

1639 Quién dice la gente que soy Yo http://bit.ly/2M758Dc




Mateo 5,1-12

Mateo 5,1-12
Las bienaventuranzas 


Cuando vio a las multitudes, subió a la ladera de una montaña y se sentó. Sus discípulos se le acercaron,
2 y tomando él la palabra, comenzó a enseñarles diciendo:
3 «Dichosos los pobres en espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece.
4 Dichosos los que lloran, porque serán consolados.
5 Dichosos los humildes, porque recibirán la tierra como herencia.
6 Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
7 Dichosos los compasivos, porque serán tratados con compasión.
8 Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios.
9 Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
10 Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos les pertenece.
11 »Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias.
12 Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran …

Lucas 5,12-16

Lucas 5,12-16

Jesús sana a un leproso (Mt. 8.1-4; Mr. 1.40-45) 

12 Sucedió que estando él en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra, el cual, viendo a Jesús, se postró con el rostro en tierra y le rogó, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.
 13 Entonces, extendiendo él la mano, le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante la lepra se fue de él.
14 Y él le mandó que no lo dijese a nadie; sino ve, le dijo, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu purificación, según mandó Moisés, para testimonio a ellos.
 15 Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus enfermedades.
 16 Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.



 1015-Charla en Coatzacoalcos http://bit.ly/2FmZxV0

 1016-Charla acerca de la obediencia al Obispo http://bit.ly/2Rkrsfq